Hemos querido empezar la sección People de BLTP Magazine con Steve McQueen. A pesar de habernos dejado en 1980 con 50 años de edad, el  estilo McQueen sigue vigente como icono en moda y estilo de vida. Es sin duda, dicho por los grandes de su oficio, el más cool entre los cool.

Ya sea de esmoquin, con vaqueros y camiseta, con monos de carrera o unas simples bermudas… El estilo de Steve McQueen marcaba tendencia e imponía la vanguardia en moda masculina. Un aire sencillo con accesorios imprescindibles como las chaquetas Barbour, relojes TAG Heuer o gafas Persol, -de las que la marca ha hecho su propia edición especial-. 37 años después de su pérdida sigue copando portadas de revistas. Se siguen editando documentales sobre su vida, sus películas siguen emitiéndose y cuando lo ves en pantalla sigue atrapándote. Porque Steve es atemporal. El rey de lo cool sigue vivo y sigue siendo un icono del hombre libre, rebelde y con estilo.

Sus Comienzos

Tuvo una infancia difícil en la granja de su tío en Missouri. En su adolescencia los problemas en los que se metió acabaron por llevarle a ser internado en un centro especial de menores en Chino: Boys Republic (La República de los chicos). Allí enderezó su vida y cuando alcanzó la fama lo visitaba frecuentemente para mostrar su apoyo. Donaba dinero, ropa y fundó una importante feria automovilística para recaudar fondos para la que fue su “República”.

Con 16 años se fue a Nueva York y viajó por los Estados Unidos. Desempeñó trabajos tan dispares como marino mercante, leñador, vendedor de bisutería u operario de petróleo. En 1947 se unió a los Marines licenciándose 3 años más tarde. Regresó a Nueva York donde tras unas clases de actuación, comenzó su carrera de actor con pequeños papeles en teatro y televisión. Debutó en Broadway en 1955 con la obra “A Hatful of Rain”. Es en 1956 cuando se traslada definitivamente a Hollywood a probar suerte.

¿Cuando se forja la Leyenda?

Su primera gran aparición en la pequeña pantalla fue en el papel del cazador de recompensas Josh Randall (en la serie de la  CBS: Dead or Alive). Steve McQueen se convirtió en una estrella en la televisión y pronto vendría su primer gran éxito en el cine con la película “Los 7 Magníficos” junto a Yul Brynner, Robert Vaughn, Charles Bronson y James Coburn. Su siguiente papel protagonista, en “La Gran Evasión” (1963) confirmó su estatus de superestrella. Las imágenes de de Steve McQueen lanzando la pelota de béisbol contra la pared de su celda y montando en moto a través del campo son hoy parte ineludible de la historia del cine de Hollywood.

En 1968, McQueen protagonizó el Detective de la Policía de San Francisco Frank Bullitt en “Bullitt”. Un enorme éxito de taquilla que catapultó al Steve McQueen más cool y elegante así como la escena más famosa de persecución de coches en la historia del cine. Él mismo hizo una buena parte de las escenas de conducción y persecución del Ford Mustang verde. De este modo convirtió el coche en un icono y su color en propio: hoy en estados unidos a ese verde se le llama “verde McQueen”. Tras esto protagonizó “El Secreto de Thomas Crown” encarnando al rico ladrón de cuadros de estilo elegante.

Su trayectoria

Es fulgurante, con otros tantos títulos de sobra conocidos como:

  • “Le Mans” (dirigida por él mismo y considerada la película más auténtica sobre las carreras automovilísticas)
  • “La Huida”.
  • “Papillon” .
  • “El Coloso en llamas”.

Tras esto último se retiró para dedicarse a vivir la vida sin la presión del set y dedicar tiempo a otra de sus pasiones: la restauración de coches y motocicletas clásicas. 

Curiosidades

La primera motocicleta todoterreno de McQueen fue una Triumph 650 que Bud Ekins construyó para él en su tienda en el sur de California. En 1964, McQueen y Bud Ekins formaron parte del primer equipo oficial estadounidense que compitió en la famosa carrera off-road. El International Six Days Trials, el evento de moto más desafiante del mundo. Steve participó en muchas de las mejores carreras off-road de la costa oeste, incluyendo el Gran Premio de Elsinore.  En 1971, McQueen financió el documental clásico:  “On Any Sunday” , dirigida por Bruce Brown, en la que aparece junto con amigos y leyendas de las carrera. El mismo año, apareció en la portada de la revista Sports Illustrated montando una moto Husqvarna. Y en 1978, fue incorporado en el Salón de la Fama de Motorsports Off-road.

Su legado es realmente apasionante, su estilo de vida libre, su forma de expresarse y su innegable atractivo hacen de McQueen el mito de lo cool.